Personitas especiales ♥

Translate

martes, 21 de julio de 2015

Cada día es un trazo de pintura me dijo mi papá una vez

¿Alguna vez has tenido tanto amor por un lugar y querías compartirlo con la gente que amas? Quiero traer a mi mamá a la cafetería donde paso todas las tardes. Ella puede tomar un frappuccino y yo uno normal. Quiero traer a mi hermana a mi restaurante favorito que esta lleno de flores por dentro, porque esas son las cosas que a ella más le gustan. Quiero traer a mis mejores amigos a la casa de al lado del teatro y mostrarles los lugares que quiero visitar más adelante. Quiero traer a todos a la cocina y hacer panqueques y ponernos al día y reír. Quiero traerlo a él a mi habitacio y mostrarle los lugares en que yo le echo de menos. Quiero que sepa que la conversación de la noche está viniendo. Quiero vivir en cada espacio que las personas que amo ocupan. Solo por unos momentos y volver de nuevo cuando cierro los ojos. Quiero musicalizar cada momento, porque soy así, me encanta que haya música de fondo como si estuviéramos viviendo en una película de los años 80s.
Si la gente se sentara afuera y miraran las estrellas cada noche, apuesto a que vivirían mucho más diferente. Cuando se mira hacia el infinito, te das cuenta de que hay cosas más importantes. 
                                                   
                               

7 comentarios:

  1. Que hermoso, gracias por compartirlo!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, lo mejor se encuentra en los pequeños detalles, y nosotros decidimos la música que suena en nuestra vida, que ese será el compás de nuestros pasos, de nuestro baile y de nuestras decisiones. Bonita entrada, ya extrañaba yo también pasarme por aquí, pero discúlpame por desaparecer tanto de blogger. Comencé en youtube, así que si deseas pasarte por allí estás invitada, está todo en entradas anteriores de mi blog :)

    ¡Un grandísimo saludo! 2:*

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonitoooooooooooooo! me ha encantado. Estoy de acuerdo con vos, si todo el mundo mirara las estrellas sería diferente, hay un mundo precioso afuera! sólo hay que poder ver las pequeñas cosas que nos estamos perdiendo.
    Un beso grande!

    S.

    ResponderEliminar
  4. Muy emocionante ,como siempre ,te entregas en tus escritos!

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantaaaaado.
    Son esos momentos, en los que hay de todo pero no lo notas, tienes a tu familia, a tus amigos, esos viejos lugares que habitabas, quizás en el patio de tu casa o adentro en la cocina, teniendo una conversación muy interesante o no; son los momentos que si algún día llegan a desaparecer, probablemente puedas extrañar. Hay que disfrutar lo que sea, las pequeñas cosas, incluso las que no notamos, pues pueden ser más importantes de lo que creemos.
    Hey Megan, ya te sigo. ¡Gracias por pasarte por mi blog y dejar un comentario! Espero y podamos seguir conociéndonos.
    Un abrazo,
    Daniela.

    ResponderEliminar
  6. Viajar donde habitan las personas que amas es una forma de acercarte a ellas. Y yo lo hago constantemente. Y cuando veo el color dorado de la Axarquía en verano y su color verde cuando caen las primeras lluvia, me siento más cerca de ella. Y es una sensación extraordinaria, una sensación que merece la pena aunque en tu viaje, por el motivo que sea, no puedes verla a ella. Pero ves donde ella respira, donde ella pisa, las estrellas que ella mira, el sol que ilumina su piel. Llegas a sentir celos de esa brisa de verano que sopla que puede tocarla y acariciarla pero no con la ternura y el cariño con el que lo harías tú.

    Pintas su territorio en tus sueños y sueñas con pertenecer a él. Tomas un café en el bar del pueblo y aunque sabes que ella nunca ha pisado el bar, te imaginas que ese vaso del que bebes lo ha podido usar ella en algún momento y se te dibuja una sonrisa tonta. Tu papá tiene razón, Megan, cada día que pasa es una pincelada de acuarelas y estrellas y cada noche sentado en el exterior viendo luces en el cielo, es un poquito más felices que somos.

    ResponderEliminar